Rss

Logotipo de Fisiomad.Notici@s

viernes, 28 de abril de 2017Notici@s CPFCM nº 160

Accede a nuestra web de formación para fisioterapeutas.

App para iOS y Androiden tu móvil o tablet

20º ANIVERSARIO

El Colegio presenta el libro 'Historia de la Fisioterapia Madrileña'

Según explica su autor, Rodolfo Ruiz Cenamor, es un viaje al origen de todas las disciplinas, prácticas y corpus científico que han terminado configurando la disciplina de la Fisioterapia.

Imagen de la presentación. “Mucha gente vincula el origen de la Fisioterapia con los típicos ‘coloca-huesos’ de pueblo, pero es una impresión errónea. La Fisioterapia tiene su origen en prácticas y técnicas muy diversas y todas ellas tienen elementos científicos y empíricos muy claros. No es una disciplina que de la noche a la mañana haya atravesado el oscurantismo para convertirse en una ciencia, es el fruto del trabajo y el conocimiento de muchas personas, unas conocidas y otras no tanto. Este libro también trata de ser un reconocimiento a todas esas personas”. 
 
Así presentó el pasado 25 de abril el fisioterapeuta e historiador, Rodolfo Ruiz Cenamor, el libro ‘Historia de la Fisioterapia Madrileña’, un viaje al origen de todas las prácticas, técnicas y disciplinas que han configurado el corpus de la actual ciencia y un detallado diario de ruta del recorrido realizado por esta disciplina hasta su reconocimiento como ciencia y disciplina sanitaria autónoma.
 
Ruiz Cenamor, que ha reconocido que esta investigación le ha hecho mirar su profesión con otros ojos, ha asegurado que su trabajo se ha estructurado sobre un doble objetivo: servir de crónica y relato de todas las circunstancias y situaciones “que nos han hecho ser lo que ahora somos”, y acercar a los fisioterapeutas, pero también al resto de la sociedad, “la historia de la Fisioterapia, en la que se encuentran buena parte de las características que ahora nos definen”. 
 
Para el autor, la evolución de la Fisioterapia “ha ido en paralelo a la preocupación social por garantizar a las personas una mayor calidad de vida” y una mayor atención a aquellas que sentían dolor. Características que, en su opinión, la configuran como una disciplina profundamente humanística.
 
El investigador también destacó el papel protagonista que ha jugado la Comunidad de Madrid en el desarrollo y la consolidación de la Fisioterapia. “Madrid, lógicamente, ha sido foco de desarrollo de muchos avances, también lo ha sido de la Fisioterapia, aquí empezó a aplicarse por ejemplo la electroterapia en España, además de otros muchos ejemplos”, señaló.
 
Además, se refirió a la juventud de esta disciplina. “Es cierto que hasta 1981 no se produjo la escisión entre Fisioterapia y Enfermería y que hasta 1984 no salió la primera promoción de fisioterapeutas, pero en España vamos varios años por detrás de otros países. El siguiente paso es que haya fisioterapeutas en los quirófanos, en los paritorios o en las unidades del dolor, como ya sucede en otros países”, recalcó.
 

El Colegio de Madrid, en la historia

 
El decano, José Antonio Martín Urrialde, justificó la implicación del Colegio en el impulso de este libro en su intención de generar una obra de referencia, que pueda convertirse en un manual de consulta para profesionales de esta disciplina y de otras áreas sanitarias, “y que no constituya únicamente una publicación de interés hoy, sino un legado para el futuro”.
 
También aprovechó la presentación para hacer un balance de estos 20 años de historia del CPFCM y de cómo estos han impulsado a la profesión. En este sentido, destacó cuatro hitos básicos de este periodo: “la generación de un código ético propio, que ha sido modélico dentro de la profesión a nivel nacional; el aumento del número de colegiados y, en paralelo, de los servicios que presta el Colegio; el lograr una mayor presencia social de la Fisioterapia en un buen número de ámbitos; y, finalmente, la transparencia, un valor del que estamos especialmente orgullosos porque no suele ser habitual que organizaciones de naturaleza similar a la nuestra actúen de este modo”.
 
El decano realizó un balance positivo de estas dos primeras décadas de historia con la mirada puesta en el futuro: “Hemos conseguido ya el reconocimiento jurídico, social y científico y lo único que hace falta es voluntad política para que nuestra profesión desarrolle todo su potencial como ciencia sanitaria”.
 

© Copyright Cfisiomad