Rss

Logotipo de Fisiomad.Notici@s

miércoles, 28 de febrero de 2018Notici@s CPFCM nº 178

Accede a nuestra web de formación para fisioterapeutas.

App para iOS y Androiden tu móvil o tablet

ACTUALIDAD

El Colegio pone en marcha un nuevo órgano de compliance

Este nuevo órgano es un elemento fundamental para la transparencia de la Institución y para la lucha contra la corrupción. Con su puesta en marcha, el Colegio da cumplimiento a los nuevos requisitos incluidos en el Código Penal y en la Circular de la Fiscalía del año 2016.

Imagen de Jesús Magaz, director de Qualia. Según explica Jesús Magaz, director de Qualia, consultora especializada que ha asesorado al Colegio en la implantación de este nuevo órgano, con esta iniciativa la Institución colegial “garantiza, por un lado, que se ponen los mecanismos necesarios para que sea todo absolutamente transparente y que cualquier persona pueda denunciar cualquier hecho sospechoso de ser delictivo; y, por otro, que realmente se está trabajando contra cualquier conducta inapropiada por parte de cualquiera de los componentes de la organización”.
 
El nuevo órgano, que tiene que ser independiente para poder ejercer bien su función, estará formado por tres personas: un miembro de la Junta de Gobierno, un trabajador del Colegio y un asesor externo con conocimientos jurídicos y legales. 
 

Elaboración de un mapa de riesgos 

 
Jesús Magaz señala que, como parte del proyecto de implantación del órgano de compliance, “se ha elaborado un mapa de riesgos para tratar de identificar todos los posibles riesgos de incumplimiento penal que puede tener la organización, y se están poniendo en marcha acciones de prevención para evitar que estos riesgos se puedan manifestar en el Colegio”.
 
Las dos primeras acciones que se han puesto en marcha como consecuencia de la elaboración de dicho mapa son, por un lado, la creación de un canal de denuncias y, por otro, acciones de formación y sensibilización para todo el personal enfocadas a la prevención de estos delitos graves.
 
Respecto al canal de denuncias, el director de Qualia destaca que “va a permitir que cualquier colegiado o persona de la organización pueda denunciar algún aspecto sospechoso de posibilidad de delito al órgano de compliance y, de esta forma, se pueda poner en marcha la investigación necesaria para ver qué está ocurriendo. También garantiza el anonimato de las personas y que no haya represalias en caso de que, al final, la persona se haga visible y denuncie de manera no anónima esta posibilidad de delito”.
 
Magaz pone de relieve que, con este órgano y este sistema de gestión de compliance que se está poniendo en marcha, “el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid se sitúa a la cabeza de los colegios profesionales como uno de los primeros que está poniendo en marcha este tipo de sistemas”. 
 

Un concepto novedoso en España 

 
Aunque compliance es un concepto asentado en la cultura corporativa anglosajona pero relativamente reciente en nuestro país, en los últimos años hemos experimentado un boom en lo referente a modelos de cumplimiento normativo. 
 
Desde que en España se introdujo en 2010 el régimen de responsabilidad penal de las personas jurídicas, las grandes empresas han desarrollado modelos de cumplimiento regulatorio y, cuando en el año 2015, en una nueva reforma del Código Penal, se redefinió esta figura, las empresas fueron conscientes de que deben adoptar un rol activo en la lucha contra los delitos que se puedan cometer en su seno.
 
Además, recientemente la Fiscalía General del Estado ha publicado la Circular 1/2016, que vuelve a las buenas prácticas en esta materia del resto de países europeos y ratifica la importancia de los modelos de cumplimiento.
 
Esto implica, por tanto, que las personas jurídicas se convierten en penalmente responsables de los delitos cometidos en su nombre o por su cuenta por sus representantes legales y administradores, pero también por quienes estando sometidos a su autoridad (por ejemplo, proveedores, subcontratas o autónomos que presten servicios a la compañía) hayan podido realizar los hechos por no haberse ejercido sobre ellos el debido control.

© Copyright Cfisiomad