Rss

Logotipo de Fisiomad.Notici@s

martes, 31 de octubre de 2017Notici@s CPFCM nº 171

Accede a nuestra web de formación para fisioterapeutas.

App para iOS y Androiden tu móvil o tablet

ACTUALIDAD

JORNADA DÍA MUNDIAL DEL ICTUS

Fisioterapeutas y logopedas abordan la importancia del trabajo conjunto de sus disciplinas en el tratamiento del ictus

La jornada 'Abordaje del Ictus desde la Fisioterapia y la Logopedia', organizada por los Colegios Profesionales de la Comunidad de Madrid de Fisioterapeutas y Logopedas, tuvo lugar el pasado sábado, 28 de octubre.

Imagen de la jornada. Fisioterapeutas y logopedas abordaron la importancia del tratamiento con Fisioterapia y Logopedia en pacientes que han sufrido un ictus en esta jornada organizada con motivo del Día Mundial del Ictus.
 
Durante la jornada, estos profesionales explicaron cómo sus disciplinas trabajan en estos pacientes y contribuyen a disminuir las consecuencias del ictus, minimizando los déficits experimentados por el paciente y facilitando su reintegración social. 
 
Desde el punto de vista de la Fisioterapia, empezar el tratamiento lo antes posible es fundamental para conseguir una recuperación eficaz del paciente. Además, se establecen objetivos a corto, medio y largo plazo, que permiten mejorar las capacidades afectadas, recuperar el mayor grado de independencia posible y aumentar su calidad de vida. 
 
En este sentido, José Santos, secretario general del Colegio, recalca la importancia de esta disciplina en el equipo interdisciplinar que trata a los pacientes que han sufrido un ictus, “que tiene como fin conseguir una mayor calidad de vida y aumento de sus capacidades en la vida diaria”, y recuerda la necesidad “de que existan más unidades de daño cerebral adquirido para pacientes crónicos, ya que en este tipo de patologías hace falta establecer objetivos a largo plazo para mantener un tratamiento accesible para el paciente y sus familias, una vez superada la fase aguda de la lesión”.
 
La Logopedia también forma parte indispensable del tratamiento en aquellas personas que han sufrido un ictus, ya que estos pacientes presentan con frecuencia alteraciones cognitivas, de comunicación y de disfagia, y los logopedas son los profesionales sanitarios que llevan a cabo la terapia de la comunicación, el lenguaje, el habla, la voz y la deglución.
 
Como subraya la presidenta del Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid (CPLCM), Cristina Municio, un importante número de estos pacientes van a tener daño en la parte del cerebro que controla el lenguaje, presentando un amplio abanico de alteraciones lingüísticas, que además pueden afectar de forma frecuente a la escritura, la lectura y el habla. Si a esto le sumamos las dificultades en la comprensión, se puede asegurar que la comunicación estará seriamente afectada. 
 
“Nos movemos en una sociedad que valora de forma muy importante la comunicación, y las dificultades en la misma prometen un futuro altamente invalidante y frustrante a quien la sufre. Por tanto, retrasar u ofrecer una escasa intervención logopédica a personas que no pueden transmitir sus afectos y sus necesidades podría calificarse de crueldad”, concreta Municio.
 
El ictus es la causa más común de disfagia neurógena. De hecho, en el periodo agudo tras el ictus, se diagnostica disfagia aproximadamente en el 65 por ciento de los pacientes. Este trastorno causa complicaciones clínicas graves y debe tratarse desde el primer momento por un especialista. “Hoy sabemos que la rehabilitación es primordial para la recuperación funcional de estos pacientes”, apunta Municio.
 

Mayor visibilidad

La jornada fue inaugurada por el viceconsejero de Humanización de Asistencia Sanitaria, Fernando Prados, la presidenta del Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid (CPLCM), Cristina Municio, y el decano del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), José Antonio Martín Urrialde. 
 
Fernando Prados, quien recalcó la importancia de ambas disciplinas, destacó que la Región es un ejemplo y un modelo en los protocolos de atención y tratamiento del ictus, al contar con un total de siete centros destinados a su recuperación de los pacientes que han pasado por esta enfermedad, aunque “aún queda mucho por hacer”.  
 
Imagen de la jornada sobre ictus. Tras estas palabras, la sesión comenzó con la intervención de la logopeda y supervisora del centro LESTER, Elia Rodríguez, quien habló sobre ‘Las alteraciones de la voz, habla y lenguaje en el ictus’. Tras poner en valor la importancia de contar con un equipo multidisciplinar, señaló que el objetivo primordial de todos los profesionales implicados en la recuperación de los pacientes que han pasado por esta enfermedad es mejorar su calidad de vida, “ya que esta alteración en el proceso de comunicación repercute directamente en su día a día”. 
 
Así, la logopeda explicó que lo que más refieren las personas que han pasado por un ictus son dificultades a la hora de llevar una vida normalizada, debido a que en la mayoría de las ocasiones se produce un fuerte impacto sobre las relaciones interpersonales.
 
No obstante, para que los pacientes puedan ‘reconstruir’ su vida, su identidad personal, es fundamental que los profesionales logopedas “pongan el foco de atención en su forma de interactuar, ya que, actualmente, es el contexto lo que marca la comunicación”, matizó.
 
Por su parte, la fisioterapeuta de la Fundación Polibea, Sabrina Álvarez, inició su ponencia ‘Intervención del fisioterapeuta en el paciente con ictus dentro del equipo multidisciplinar’, explicando cómo trabaja la Fisioterapia sobre la reconstrucción postural para mitigar las secuelas del ictus. “Estos pacientes suelen hacer un esfuerzo excesivo a la hora de realizar cualquier movimiento y, en muchos casos, no llegan a terminarlos con éxito con la frustración que conlleva”. 
 
Asímismo, Álvarez hizo hincapié en la importancia de analizar los aspectos físicos y funcionales de cada paciente, ya que son fundamentales para hacer una buena valoración y marcar unos objetivos y plazos de recuperación. “Fisioterapeutas, logopedas e, incluso, terapeutas ocupacionales, deberíamos trabajar siempre de manera coordinara para avanzar de manera más rápida y eficaz en la recuperación de estas personas”, indicó.
 
La Fisioterapia trabaja sobre los aspectos más físicos y funcionales de la persona afectada de un ictus, entre los que se encuentra la estimulación táctil, que permite la llegada de ‘inputs’ al sistema nervioso central y facilita la fuerza motor sobre el miembro afectado, o la verticalización temprana del paciente para la activación de los patrones antigravitatorios que incidirán sobre la capacidad de incontinencia de los pacientes. 
 
Para finalizar esta mesa de debate, el terapeuta ocupacional César Cuesta, puso el foco de atención en los problemas psicológicos y en la ‘marginación’ sociolaboral que sufren las personas afectadas de ictus. “Algunos de ellos obtienen el certificado de discapacidad ya que, por ejemplo, no pueden continuar trabajando, pero el problema es que esto no sucede siempre”.
 
Con la organización de esta jornada, el Colegio pretendía “dar visibilidad y concienciar sobre cómo se lleva a cabo el trabajo que realiza cada profesional sanitario en este tipo de pacientes, dado que, para la mejora de los procesos que trata el fisioterapeuta, es imprescindible una buena coordinación con el trabajo del logopeda”, destaca José Santos. 
 
El ictus afecta cada año a unas 120.000 personas, o lo que es lo mismo, cada 14 minutos alguien sufre un ictus en España, y supone la primera causa de mortalidad entre las mujeres y la segunda en hombres, según la Sociedad Española de Neurología. Además, en cerca del 40 por ciento de los casos, el ictus provoca una discapacidad grave.

© Copyright Cfisiomad